~o0o~

 

Gackt sabía a lo que había ido. Sabía que la invitación de su líder no era inocente en absoluto, que nunca le había dicho siquiera una excusa como ir a tomar el té, o repasar unas letras. No, Mana había sido claro y conciso: “te quiero en mi casa a las diez”. Sin más explicaciones, mirando su reflejo desnudo en un espejo del camerino, diciéndole con los ojos que se había encaprichado de él esa noche.

Así que ¿de qué se quejaba ahora? Boca abajo en la cama, encadenado y con el guitarrista tras él. Mana daba ese aspecto frágil, con sus coletas y sus faldas de lolita. Pestañas postizas y maquillaje para ocultar su verdadera naturaleza: un líder nato, una fiera en la cama, posesivo, voraz y, sobre todo, dominante. Gackt estaba apoyado sobre sus rodillas, arqueado, sudado, gimiendo “amo, más, amo”, porque así le gustaba a él. Le había recibido vestido de mujer, ¡se estaba sujetando los pliegues de la falda mientras le follaba a conciencia! Era un clarísimo ataque contra todo el orgullo que pudiera tener, contra su hombría, su amor propio...

Tras dos horas de sexo y sumisión, Gackt ya no era Gackt. Era Sato-chan. Era “gatito”. Era el esclavo de una lolita gótica con rostro angelical y un arma entre las piernas. Era incapaz de pensar en una cama sin él, sin cadenas y sin medias de encaje golpeándole el trasero, fuerte, profundo, dejando marca en su piel y en su mente. Para siempre. Así era Mana.

~o0o~

 

Ami Mercury

 

Parte perv
Parte horny
Portada