Obra completa de Helena Dax

Helena, ¿qué formación tienes y a qué te dedicas?

Tengo formación universitaria y me dedico a la enseñanza.

 

¿Qué edad tienes?

34 años.

 

¿Cómo llegaste a engancharte a los libros de Harry Potter, y cómo diste el salto de los libros al slash?

Había oído hablar de los libros y me enteré de que iban a hacer las películas. En aquel entonces, yo era del Círculo de Lectores y tenía que hacer el pedido obligatorio, así que, por curiosidad y porque no había nada que me interesara especialmente, encargué el primer tomo. No puedo decir que me encantara, pero la historia me intrigó lo suficiente como para encargar los otros dos libros que había publicados hasta entonces.

Si no me equivoco, entonces estrenaron la primera película, y contrariamente a lo habitual, la peli, los actores, hicieron que me enganchara más a la historia, que me emocionara con momentos que me dejaban indiferentes en los libros. Y eso me decidió a leer la historia hasta el final. Sin embargo, no me enganché realmente al Potterverso hasta que me encontré con el Drarry.

Empecé a leer slash porque empecé a leer fan fiction. Mi primer slash fue de la serie Enterprise y buscando más historias di con fics de Harry Potter. Sentí curiosidad y empecé a leer, hasta que me enamoré del Drarry.

 

¿Qué sentiste la primera vez que leíste un fic slash, o que viste un fan art?

No fue un shock. La primera historia completa que escribí, con trece o catorce años, iba de dos chicos que se enamoraban. Siempre ha sido algo que me ha gustado y me ha llamado la atención. Y para cuando me encontré con el slash de adulta, estaba harta de leer historias sobre homosexuales y de ver películas sobre homosexuales.

 

¿Qué sentiste cuando publicaste el primer capítulo de tu primer fic? ¿Qué sentiste cuando recibiste los primeros comentarios?

Me hacía muchísima ilusión pensar que iba a tener lectores de verdad y fue muy emocionante ver que la gente estaba respondiendo bien a lo que hacía.


 

Has llevado una trayectoria siempre ascendente, y muy rápida. En un año has escrito más que muchas autoras en toda su carrera como fanfickers. ¿Ha sido deliberado, te propusiste una meta como autora de slash, o se trata de algo adictivo?

Jajaja, no, nada deliberado. Tengo una personalidad obsesiva y adictiva, y cuando escribo le dedico todo mi tiempo libre.

 

¿Estarías escribiendo tan prolíficamente si no existiera el fanfic e Internet?

No creo que estuviera escribiendo tanto si sólo fueran a leerme mi familia y mis amigos.

 

El verdadero poeta es el que inspira, en palabras de Paul Valery. ¿Prefieres inspirar o que te inspiren?

Inspirar a los demás es un motivo de orgullo, pero ser inspirado es un subidón creativo, es como encontrarte con un libro o una película maravillosa. Siempre he dicho que me habría dado mucha pena ser la mejor escritora del mundo: me encanta saber que hay un montón de gente que escribe mucho mejor que yo y que voy a poder leer sus historias.

 

¿Tienes alguna musa (o muso)?

Supongo que Draco.

 

Eres pro-Slytherin, y eso se nota en tu trabajo. ¿Por qué lo eres?

Es una reacción instintiva al linchamiento que reciben en los libros; además, están en una situación muchísimo más interesante para mí que los demás. Y sinceramente, si yo fuera bruja, también pensaría que los muggles son inferiores. Lo pienso ahora y soy una muggle!

 

 

Asimismo, se percibe cierto draco-centrismo en tus fics. No es ningún secreto que es tu personaje favorito, y aunque lógicamente todas tus historias son distintas, parece haber experimentado pocos cambios como personaje entre unas y otras. Le has conferido unos rasgos, y te ajustas a ellos en todo momento para recrearlo. ¿Por qué Draco? ¿Qué significa o qué simboliza este personaje para ti?

Draco, como todos los personajes de los libros, viene ya con unos rasgos característicos que debo respetar. Además, siempre he escrito sobre un Draco que había madurado y había dejado atrás muchos de sus defectos pre-guerra. Creo que si hubiera muchas diferencias entre un Draco y otro, eso significaría que en alguna de esas historias he caído en el OOC.

Para mí, tal y como yo suelo leerlo y escribirlo, Draco es alguien que evoluciona. Me gusta la gente que supera errores y prejuicios. Y no es tan imposiblemente bueno como los otros. Nuestras personalidades son muy distintas, pero me siento más cerca de él que a los otros, porque Draco me resulta más verosímil, más humano.

Además, Draco puede ser un personaje fantástico. No sabemos tanto de él como del Trío y te da mucho margen de maniobra.

 

 

¿Hay algo que no te guste de Draco Malfoy? ¿Escribirías sobre ello?

A ver, hay muchas cosas que no me gustan de él, especialmente que se meta con las madres muertas de los demás. Pero creo que, en realidad, lo que no haría sería escribir sobre cierto estilo de Dracos. Todos los que escribimos sobre él tenemos nuestra visión personal del personaje y hay algunas que no me gustan o no me interesan.

 

 

En general, sientes gran admiración por toda la familia Malfoy, y en particular por Narcissa. ¿Por qué esa reivindicación del personaje?

Nunca me la creí como mujer maltratada o intimidada por Lucius. No cuando Draco había dicho que su padre quería mandarlo a Durmstrang, pero que había ido a Hogwarts por insistencia de su madre. Y en el séptimo libro, en el primer capítulo, Draco, que está muerto de miedo, busca apoyo en su padre y no lo encuentra; entonces mira a su madre y ella asiente brevemente, dándole las fuerzas que necesita. Entonces me di cuenta de que Narcissa era la más fuerte de la familia y me encantó. Adoré que mintiera por Draco.

De todos modos, yo no diría que lo que siento por los Malfoy sea admiración. No admiro que siguieran a Voldemort y, en la vida real, alguien como Lucius me caería francamente mal. Me gustan muchísimo como personajes, pueden ser muy interesantes y me hace gracia que les caiga mal Harry y compañía porque a mí también me caen mal. Pero no admiro a ningún personaje de esas novelas.

 

 

Hace ya un año de “El nombre de los Malfoy”. ¿Qué recuerdas de aquella época?

Tenía la cabeza llena de slash inglés y americano. No sé, como ya he dicho, me hacía mucha ilusión pensar que me iba a leer gente desconocida.

 

 

¿Hubo algo en tu entorno o en tu vivencia personal que te llevara a desarrollar la trama como lo hiciste?

No, para nada.

 

 

¿Qué fue lo que más te costó escribir, y con qué parte disfrutaste más?

No recuerdo nada que me costara especialmente. Pero con lo que más disfruté fue con las conversaciones entre Draco y Snape, y luego con las escenas tiernas entre Draco y Harry.

 

 

¿Qué mensaje querrías que les hubiera llegado a las lectoras tras terminar “El nombre de los Malfoy”?

Que Draco y los Slytherin no eran tan malos.

 

 

Muchas personas consideran “Harry Potter y el secreto del monasterio” como tu obra cumbre. ¿Coincide con tu propia percepción?

Creo que es de lo mejor que he escrito, pero no sé si es lo mejor. No veo mucha diferencia de calidad entre este fic y “El nombre de los Malfoy”, por ejemplo.

 

 

Sé que pese a los muchos comentarios que recibiste, y pese al reconocimiento general de su calidad, queda aún mucho por decir sobre esta obra. ¿Qué es lo que te hubiera gustado que las lectoras entendieran del Monasterio, y nunca te llegaron a decir?

En realidad no hubo nada que no llegaran a decir. Tuve la suerte de recibir muchos comentarios de gente con dos dedos de frente, y siempre había alguien que señalaba algo que no quería que pasara desapercibido.

Quizás me gustaría que alguien se lo releyera y me dijera si ha encontrado cosas que le pasaron desapercibidas en una primera lectura.

 

Muchos artistas llegan a un punto en el que dan a luz una obra clave en su producción, y a partir de ahí no vuelven a alcanzar las mismas cimas creativas. ¿Crees que ha sucedido eso con el Monasterio, o piensas que tu obra maestra aún está por escribirse?

Espero que esté por escribirse, ya que sólo llevo un año publicando.

 

 

Estás a punto de terminar “Perdido en tu memoria”. ¿Cómo te sientes?

Siempre da un poco de penita, pero no es ningún drama. Ya escribiré otra cosa.

 

 

¿Estás preparada para emprender otra Gran Historia o te tomarás un descanso?

Bueno, en cuanto acabe de publicar esta he de llevar el ordenador a arreglar, así que forzosamente tendré que parar por los menos tres o cuatro días, jajaja. Pero tengo un par de ideas nuevas que me gustaría explorar.

 

 

Hablemos de dos de tus one-shots. ¿Por qué escribiste “La venganza de Draco” y cómo llegó a ocurrírsete?

Pura rabia reactiva por el séptimo libro, jaja. Draco fue mi brazo ejecutor.

 

 

¿Qué pasó por tu cabeza para crear algo tan lleno de vida como “Cortejando a Harry Potter”?

No lo sé. Quería escribir algo un poco crack. Para mí, el Draco de los primeros libros es un poco como el Coyote del Correcaminos, y creo que me planteé qué podía pasar si toda la energía desmedida que dedicaba a intentar dejar mal a Harry la dedicaba ahora a liarse con él. Pero no hace mucho me di cuenta de que este Draco me recordaba bastante a algunos personajes de “Ranma 1/2”; es como Kuno montándose sus películas, inasequible al desaliento y sordo a cualquier cosa que no le convenga oir.

 

 

Muchos autores se basan en su propia experiencia al escribir. ¿Qué opinas de la autorreferencialidad como vehículo creativo?

No suelo hacerlo, pero cada uno escribe a su modo. Y si lo hago, es más como fuente de información que porque quiera exorcizar demonios internos o algo así.

 

 

¿Cuáles de tus fics te gustaría ver ilustrados, y por quién? ¿Qué escenas?

Pues nunca lo había pensado. La verdad es que no conozco demasiados nombres de autores de fanart, no puedo decirte nada. Y como soy una blanda, pues alguna de los dos chicos, supongo.

 

 

¿A qué autoras británicas o americanas te sientes más cercana, estilísticamente hablando?

No sabría decirte. Las he leído en inglés, y al ser dos idiomas distintos, nunca he encontrado un estilo que me recordara al mío.

 

 

¿Cómo te gustaría que fueran tus lectoras?

Eh, que también tengo lectores, jaja. Nunca he pensado que me gustaría que me leyera gente así o asá, o este sí y esta no. Les agradezco mucho a todos que me lean.

 

 

¿Coincide con lo que te has encontrado?

Sí. Quizás querría recibir más comentarios largos, pero eso nos pasa a todas.

 

Hay gente a quien le ha gustado el siete, y hay gente a quien no. Hay quien cree en las virtudes del epílogo, y hay quien lo borraría para siempre de la saga de HP. ¿Qué les dirías a unos y a otros?

A mí el séptimo no me gustó ni más ni menos que los otros. El epílogo en concreto, eso sí, me pareció anticlimático y no muy afortunado.

No sé, sinceramente, para gustos colores. De todos modos, lo que me hace hablar a veces no es que a la gente le gusten los libros, sino que digan que son buenísimos y maravillosos. Bajo mi punto de vista, tiene una calidad literaria muy normalita. La idea es fabulosa, pero no creo que esté bien contada ni que los personajes estén bien planteados o aprovechados.

 

 

Al poco tiempo de llegar al fandom, tuviste un pequeño problema con una adaptación de “Orgullo y prejuicio”, de Jane Austen. Me gustaría darte la oportunidad de explicar por ti misma qué sucedió.

Pues fue algo muy sencillo. Releyendo “Orgullo y prejuicio” me di cuenta de que los personajes de Harry Potter encajaban muy bien con el argumento. Llevaba tan poco tiempo en el fandom que pensaba que era la única que lo había notado. Y pensé que sería interesante comprobar hasta qué punto podía mantenerse el argumento original no sólo introduciendo los personajes, sino también ajustando el rol de Lizzie al de un hombre, porque no tenía sentido poner a Harry a bordar o tenerlo siempre entre las chicas. Y todo esto de modo que se notara mi mano lo menos posible, así que cuando hacía cambios tenía que imitar el estilo de Austen.

Por cierto, he de decir que copié cada palabra tecla a tecla. Nada de “copy and paste”, ya que no sabía ni que se podía encontrar el libro completo en la red. (De hecho, nunca he leído ningún libro así y no conozco dirección alguna en la que se puedan encontrar). Ni siquiera seguí el modus operandi habitual de las verdaderas plagiadoras

Yo sabía que los plagios estaban prohibidos en Slasheaven, cosa que me parece perfecta y deseable, porque está muy feo hacer pasar por propio el trabajo ajeno. Pero obviamente mi intención desde el principio fue dejar claro que eso lo había escrito Jane Austen, que todo el mérito era suyo y que yo sólo estaba haciendo una especie de experimento literario. Y, por supuesto, no sólo llené el disclaimer de advertencias, sino que además, cada vez que alguien me felicitaba por la historia en los comentarios yo decía que el mérito era de Austen, que el libro era maravilloso y cosas así. Estaba convencida de que no hacía nada malo.

No sé cuánto tiempo pudo pasar hasta que alguien me acusó de plagio. Como para mí un plagio es, como dice la RAE, “ Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”, y yo no había dado como propio aquel fic, me pareció una reacción injusta. Pero al leer las reglas de la página, comprendí que la cuestión que debía importarme no era si aquello podía considerarse plagio o no, sino si las reglas lo permitían o no. Sobre lo primero, se podía discutir; sobre lo segundo, no. Así que borré el fic. Sin problemas.

Precisamente porque me gusta mucho escribir, me dolió un poco que se me considerara una plagiadora. Pero la gente que de verdad tiene intención de plagiar suele hacerlo porque no es capaz de escribir nada bueno. Así que pensé que, sencillamente, tenía que esperar a que mis fics hablaran por sí mismos. No creo que a estas alturas aún pueda quedar alguien que crea que hice aquello por llamar la atención o porque no tenía otra manera de conseguir comentarios.

 

 

¿Cómo te definirías como autora de slash, y cómo definirías toda tu obra?

Bueno, como tú has dicho, está centrada en el Drarry, aunque tengo un AS/S y algunos fics generales. Pero dentro de mi limitación en los pairings y mi necesidad de finales felices, creo que soy bastante ecléctica. He escrito humor, drama, PWP, drabbles, aventuras, angst...

A mí me gustaría leerme, jaja. Al fin y al cabo, eso es lo que hago, escribir historias que me gustaría leer.

 

 

¿Hay un hilo argumental en tu carrera como slasher? ¿Son tus historias un medio para expresar una convicción o sentimiento particular, o en cada una has querido lanzar un mensaje diferente?

Creo que sí hay una constante en mi obra: la convicción de que no se puede condenar a alguien de por vida a los diecisiete años, y muchísimo menos a los once. Trabajo con niños y adolescentes; para mí, el concepto de que son seres en formación, personas que han de aprender está siempre presente.

Nunca vi que nadie quisiera educar a los Slytherin y sacarlos de su error. En el primer libro son unos pequeños malos bichos y es como algo definitivo. Nadie intenta cambiarlos, no se les da esa oportunidad; sólo se les insulta por tener trece, catorce años y albergar los prejuicios que les han enseñado sus padres. Esa ha sido siempre mi mayor objeción al mensaje moral de los libros de Rowling.

Por otro lado, la actitud de Rowling hacia Slytherin en general, reflejada en lo que piensan los personajes positivos de ellos, está tan cargada de prejuicios también que resulta fácil darle la vuelta a la tortilla.

(El comentario de Harry a Albus Severus sobre Slytherin me recuerda al final ejemplarizante de tres líneas que Sade le añadió a “Justine” para que pasara la censura).


 

¿Crees, al igual que Ballard, en el poder de la imaginación para rehacer el mundo y trascender la muerte?

Todos los cambios han tenido que imaginarse antes. Y todo acto creativo en sí es, en cierta manera, un intento de dejar nuestra huella cuando ya no estemos, algo que hable de nosotros a quienes no nos conocieron.

 

 

¿Para escribir es necesario llevarse bien con uno mismo o el escritor tiene que partir del propio conflicto –consigo, con los demás, con el mundo?

No creo que la escritura nazca obligatoriamente de un conflicto. Para mí, nace de la necesidad de contar. Para escribir, necesitas querer decir algo, contar una historia que te ronda la cabeza y se te cuela mientras trabajas y te hace compañía en la cama hasta que por fin te duermes. Te llega la inspiración y tienes que escribir. Eso es todo.

 

Personalmente, identifico dos tendencias actuales dentro del fandom. Pienso que estamos en un momento crítico en el que evolucionaremos para alcanzar la calidad y cantidad del de otros países, o involucionaremos hasta su desaparición. Hay quien sólo ve entretenimiento y hay quién cree que el fanfic, tomando como marco el fandom, puede llegar a formar parte de un movimiento dentro de la cultura pop contemporánea. ¿Qué opinas?

Sólo llevo un año en el fandom español, no lo he visto evolucionar ni en uno ni otro sentido. Pero quiero ser optimista y pensar que iremos a mejor, por supuesto.

También creo que puede llegar a formar parte de la cultura pop, pero no por ello dejará de haber fics llenos de faltas de ortografía horripilantes, self inserts, Mary-Sues y OOC.

 

 

¿Cómo te ves en el futuro, tanto dentro como fuera del fandom?

No tengo ni idea. No suelo pensar en el futuro. Pero siempre he sospechado que lo mío era acabar en algún monasterio tibetano.

 

 

¿Qué te ayuda a resolver el ejercicio de escribir?

Si no pudiera escribir, me explotaría la cabeza por exceso de historias.

 

 

¿Ves tu futuro en la literatura? No pregunto si te gustaría (son muchísimas las slashers que aspiran a ello), sino si te ves como tal, siendo realista.

Creo que se han publicado libros peor escritos que mis historias. Pero he de confesar que carezco por completo de iniciativa y ni tan solo he participado en concursos desde que dejé el colegio.

 

¿Qué experiencias destacas dentro de este año como autora de slash o como “habitante” del fandom HP hispano?

Fue muy divertido vivir el estreno de la quinta y la publicación del séptimo desde dentro.

 

 

¿Crees en el compromiso del autor con lo que le rodea?

No. Creo en el compromiso del ser humano con lo que le rodea.

 

 

¿Crees en el compromiso de la autora de slash con lo que pasa en su fandom?

No. Hay autoras de slash que sólo sienten compromiso hacia sus propias obras y creo que es una posición legítima.

 

 

¿Qué me dirías de esta declaración de Jan Myrdal: “Hemos analizado cuidadosamente todas las guerras antes de que estallen. Pero no las hemos detenido. Describimos cómo los ricos explotan a los pobres. Vivimos de la explotación y vendemos las ideas a los ricos. Hemos descrito la tortura y hemos puesto nuestros nombres al pie de peticiones contra la tortura, pero no la hemos detenido. Ahora, una vez más, podemos analizar la situación mundial, describir las guerras y explicar por qué hay pobres y pasan hambre. Pero no hacemos más. No somos los portadores de la conciencia. Somos las prostitutas de la razón”?

¿Habla de los escritores? Bueno, si estás escribiendo, no puedes estar haciendo otra cosa. Si estás denunciando la tortura, no puedes ir físicamente a pararla. Pero, de nuevo, no es obligación del escritor, como escritor, detener las torturas. Es obligación de los seres humanos, sin excepción.

No hacemos lo que podemos, por supuesto. No lo intentamos con todas nuestras fuerzas. Pero ese es un error prácticamente universal: son muy pocos los que escapan a él.


¿Qué podemos esperar de Helena Dax durante el 2008?

Más fics.


Helena, ha sido un placer tenerte en Intruders.


Entrevista realizada por Heiko.

 
Básico Helena

-Lo erótico contra lo realista: el sexo en la ficción slash, por Morgan )0(

-Así que quieres escribir una escena de sexo slash,
por Caro Dee

-En defensa del Slash NC-17, por Manna

-En defensa del PWP, por Thamiris

-El porno como fideos instantáneos — El darkslash, sus lectoras y escritoras, por Sarah

ESPECIAL YAOI - La sección de Samej, especialista de Intruders. En este número: ** Naruto **